12 de junio de 2010

Ropa vieja

Perdonarme pero estoy muy dejada en la cocina, desde que creé el blog he hecho unos platos que a mi familia le han encantado y nada mas que quieren que lo repita. Por ello no he hecho platos nuevos, pero eso se va a acabar. Aparte de los problemillas técnico del ordenador, que funciona cuando le da la gana, (a fin de mes con la paga me van a regalar uno nuevo y este lo voy a dejar para el chiquinino, jejeje) he creado un blog con mi otra pasión, el punto de cruz, os invito a visitarlo:
http://cuadroscruzados.blogspot.com/

Pero ahora vamos con lo nuestro.

Este plato se hace en toda España dependiendo del tipo de cocido que se haga en cada región. No es lo mismo la ropa vieja hecha con el cocido madrileño, que la ropa vieja canaria. Yo hago dos opciones dependiendo del tipo de avío que se tenga. Uno es el avío blanco que lleva lo que mayormente se mete en el puchero: pollo, ternera, jamón, tocino, patatas y garbanzos. Otro es el avío de cocido: ternera, chorizo, morcilla, tocino, patatas y garbanzos. La mecánica es la misma para los dos.

Ingredientes:

El Avío de puchero o el del cocido
3 o 4 ajitos
Aceite de Oliva
Sal
Pimienta
Pimentón dulce

Elaboración:

En una sartén grandecita se echa un chorreón de aceite de oliva y se fríen los ajitos picaitos. Cuando se doren se aparta del fuego la sartén y cuando el aceite mas o menos se enfríe un poco se le echa una cucharada de pimentón dulce. No se le echa cuando está en el fuego por que se quema el pimentón. Se remueve bien y ahora incorporamos el avío que previamente habíamos picado con unas tijeras. Le echamos sal y pimienta y se remueve bien.
No es aconsejable echarle mucho tocino, no por la grasa, si no por que queda muy liquido.
Deciros que está de vicio. No os arrepentiréis y es una buena manera de aprovechar ese avío que siempre queda y da pena tirarlo.
Yo muchas veces lo meto en el pan como si fuera un bocadillo. Madre mía que hambre me está entrando.
Buen provecho.

3 comentarios:

Rosa, dijo...

May, si esto lo metes en un pan redondo tipo hamburguer y lo metes unos minutos al horno caliente, ya ves las estrellas, yo lo he comido en Sevilla, en el barrio de Triana y es un manjar de Dioses, claro que esta lleva morcilla y chorizo, prueba en otra ocasión y me cuentas.
Uhhhfffffffffffffff, que ganas de pringá me estan entrando.
Muxus(Besos)

Ana dijo...

mmm! que rico, que bien ahora con el fresquito se hace cocido y se puede comer la ropa vieja, me encanta :-)

SEFA dijo...

La ropa vieja siempre esta rica, yo me comeria un plato de la tuya, ademas que de esa manra aprendemos diferentes modos de hacerla, un abrazo.Sefa